Opinión

Un planteamiento incompleto

Gracias a haber jugado de Injustice: Gods among us, supe de la existencia de una serie de comics que desarrollaban, ampliaban su trama y se podían entender las motivaciones del enfrentamiento de los encargados de velar por la seguridad de nuestro planeta. Al leer los primeros me gustó su vuelta de tuerca, ver como se enfrentaban facciones de superhéroes, cada uno llevado por sus ideales. Además, esa idea de lo que pasaría si el hombre más fuerte del mundo se volviera loco (al estilo de la locura de Hércules), seduce, ya que un ser con tales poderes no deja de ser una espada de Damocles. Estaba bien narrado, mostrando como, en determinados contextos, las acciones de los llamados superhéroes no tienen nada de heroico.
La adaptación animada de Injustice se estrenó en el 2021, dirigida por Matt Peters y fue estrenada directamente para ser vista en las plataformas online bajo demanda. Esta cinta se centra en narrarnos los sucesos en una tierra alternativa en donde Superman es engañado por el Joker para que mate a Lois Lane. Este hecho provoca la locura del hombre de acero que, fuera de sus cabales, toma la justicia por sus propias manos, en tal tesitura se verá enfrentado a una facción de sus compañeros liderada por Batman, de este modo se verá resquebrajada la alianza de estos paladines y llevará a la tierra a una situación peligrosa.
Cuando me enteré de la realización de esta película, por medio de avances publicados en distintas webs, esperé su estreno con ansia, quería ver cómo se relataban los sucesos que fueron inspirados por el videojuego.
El enfrentamiento ideológico entre Superman y Batman era lo más destacado en el desarrollo del comic, su perspectiva de lo que es la justicia difería en forma, aunque en el fondo tenía semejanzas. Esto se puede ver, grosso modo, en la película de animación, pero, el problema es que el guion toma partido por uno de los dos bandos, no deja que el espectador escoja libremente a cuál seguir. Debido a esto surge entre líneas un rechazo al comportamiento de una de las facciones, se decanta por el lado moralmente correcto.
Sus limitaciones se deben al tiempo exiguo que utiliza en su metraje, hubiera sido necesario explayarse más para que muchas escenas tuvieran sentido, siendo el final demasiado forzado debido a lo acelerado de su progreso. La oscuridad que desprenden los comics (así como los videojuegos) no llega a ser plasmada a cabalidad en este filme.
Tras concluir su visionado mis expectativas quedaron insatisfechas, esperaba que los realizadores se esforzaran por presentar de manera más pormenorizada lo que se podía apreciar en la novela gráfica, sin embargo, se decantaron por resumir en una hora y dieciséis minutos lo que se publicó durante cinco años, como era de esperar esta decisión hizo que se quedaran muchos elementos fuera de la cinta. A pesar de ser entretenida, no llega al nivel del material que la inspiró, su propuesta se diluye en buenas intenciones, al intentar ser correcta pierde la oportunidad de ser transgresora y disipa el impacto que originalmente se pensó que tendría.