Opinión

Tiempos de Virus

Poco a poco se ha comenzado a tomar consciencia (gracias a los medios de comunicación) del alcance del nuevo virus Covid-19 (Covid es un acrónimo de corona virus disease). Varios países están sufriendo los estragos de su contagio, a día de hoy, quien más lo padece (en Europa) es Italia, según Matteo Renzi, su error fue la demora en la reacción, dejaron pasar el tiempo (pensaron que con medidas leves podían hacerle frente). En un video, difundido en los principales medios, pide encarecidamente al resto del mundo no cometer sus mismas equivocaciones: son el ejemplo de lo que podría pasar en el resto del planeta. Uno observa a este a este político italiano haciendo ese llamamiento y no se puede quedar tranquilo, asimismo, se oye a la OMS (Organización Mundial de la Salud) denominar a este como enemigo número 1 (en un inicio) y más adelante (conforme fueron aumentando el número de infectados) como un virus con alcance global, pandemia.
La unión europea pensó que, al estar conformada por países desarrollados, era poco probable ser presa fácil de su avance, no somos China ¿qué podría pasar?, pues, cuando las primeras noticias que venían de esas tierras sobre el Coronavirus (allá por diciembre de 2019), daba la impresión de que pasaría mucho tiempo antes de estar inmersos en el problema.
Para hacer frente a la infección cada país ha comenzado a tomar medidas, al principio fueron leves, sin embargo, al ver el comportamiento desatinado de los ciudadanos (irresponsablemente comenzaron a viajar (como si se tratara de vacaciones, motivando más contagios), salir a las calles y se reunían como si no pasara nada, pensaban que las recomendaciones eran solo para algunos (no para todos), en ese momento era patético ver como ponían en juego la salud de la comunidad), ante esto, han tomado medidas más duras declarando el cierre de todo espacio que no tenga relación con servicios básicos, esperan que así se evite el avance de los contagios, en especial en los grupos de riesgo (personas mayores y personas con enfermedades patológicas). Estas determinaciones han cambiado el rostro de la ciudad en la que vivo, Madrid, ahora se ve triste, no tiene la animada vida de costumbre, pero uno cae para levantarse.
La realidad supera a la ficción, es una frase bastante utilizada, en especial en momentos jodidos. Los escenarios apocalípticos y post han sido un tema utilizado en múltiples textos, videojuegos y películas. Imaginar un escenario tal que hiciera a la gente modificar sus pautas de conducta, cambiando por completo su proceso de socialización para salvaguardar su vida, ha seducido a creadores.
Situaciones como esta sirven para analizar el proceder de las personas, yendo a cualquier supermercado se ha podido ser testigo de cómo muchas personas se abalanzaban sobre determinados productos, entiendo que la necesidad de sentirse seguros es grande, pero esto demuestra la especulación y la idiotez de nuestra especie. En esta línea, hay personajes que hacen gala de todo lo comprado, se graban y publicitan su proeza en las redes sociales, en esta línea Umberto Eco dijo: «Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas». Antes, esa estupidez quedaba en un grupo cerrado, sin embargo, ahora, gracias a los medios virtuales, queda en evidencia a nivel global. No sé cómo un rollo de papel higiénico te puede salvaguardar de una enfermedad (si no es una diarrea), pero este (en principio) fue el que más atención acaparó por encima de otros productos esenciales.
Un problema colateral de las prohibiciones es que mucha gente se está quedando sin trabajo, otros, con el paso de los días, verán mermados sus ingresos, muchos están ante la incertidumbre de lo que pueda pasar. Esto es un sinvivir.
Espero que los expertos estén a la altura de las circunstancias y confío en su capacidad. En asuntos como este hay que ser proactivo y no reactivo, es necesario estar preparado para no cometer los errores que se han cometido en otros lugares.
Todo esto causa preocupación y temor, pero no se puede vivir con miedo, porque a causa de él podemos perder de vista que este mal (aunque no lo parezca ahora) será pasajero, como otros tantos, y que saldremos adelante. No se puede ser negligente, por nuestro bien y el de los demás, en ese sentido, es necesario seguir las recomendaciones que nos hacen, esta es la mejor forma de dar seguridad a nuestro medio. Además, gracias a las nuevas tecnologías se puede estar en contacto (virtual) con los nuestros, técnicamente no estamos aislados del todo.

Mitchel Ríos