Opinión

Gen Ganador

De repente aparece un tipo que no suele darse por vencido, cuando está contra las cuerdas saca fuerza de flaqueza y hace frente a los imprevistos que se le presentan, esta actitud nos lleva a preguntarnos: ¿cómo lo hace? Sin duda, su talante hace que esté dispuesto a dar hasta la última gota de sudor para conseguir el triunfo, a estas alturas, como buen jugador que es, sabe manejarse de la mejor forma, por sus palabras nos damos cuenta de que cada competición para él es como fuera la primera, dejando de lado la experiencia que lleva a cuestas, pues, antes de nada, esa es su seña de identidad.
Ayer ganó su decimotercer Roland Garros Rafael Nadal, Rafa para todos los que seguimos sus partidos de tenis, aún recuerdo cuando vi su primera participación en este torneo, eliminó a Roger Federer, hasta ese momento era un desconocido, un nuevo talento en alza, un chaval que aparecía como una gran promesa que se venía abriendo camino, su especialidad, la pista de arcilla.
En aquel 2005 yo estaba del lado de Federer, esperaba que ganara y así completara los cuatro Grand Slam, pues hasta ese momento había ganado el Open de Australia, US Open y Wimbledon, solo faltaba uno, para llegar a la final tenía que vencer a Nadal. Por su juego, el helvético parecía que no tendría problemas, llegaba ganando a sus rivales fácilmente, sin embargo, no fue posible, en un gran partido, el español dio cuenta del suizo, parecía una pared, todas las pelotas retornaban, no caía en la estratagema de Roger, en esa oportunidad su tenis no pudo con el del manacorí, quien hizo gala de garra y de pundonor, este, en varios pasajes del encuentro, no dio por perdido ningún punto. Ese juego fue el que puso en práctica en cada una de sus participaciones llegando a ganarlo en 12 ocasiones. Federer se alzaría, más adelante, con este campeonato, pero esa es otra historia.
Sin embargo, este año llegaba a la final, si bien invicto, con varias dudas, su título 12+1, en París, parecía una quimera. Los expertos no estaban seguros de que pudiera hacerse con la copa en esta nueva edición del abierto de Francia, ya que estuvo varios meses sin participar en el circuito, debido a la situación extraordinaria que afronta el mundo por la COVID 19, a esto se añadía, el buen estado de forma de Novak Djokovic y la manera consistente en la que venía solventando sus encuentros. No en vano su entrenador, Goran Ivanisevic, dijo textualmente: «Creo que Nadal no tiene ninguna posibilidad en estas condiciones. A Novak se le ha metido en la cabeza y es el favorito». Pues bien, en esta tesitura llegaba a la final Nadal, con pocas posibilidades, según lo antes expuesto, pero, por suerte, los partidos no se ganan con estadísticas, ni tampoco con declaraciones, contra todo pronóstico, el tenista nacido en Mallorca dio muestras de su alto nivel y su modo particular de hacer frente a su oponente, dando cuenta de él en tres sets, sacando adelante la tercera manga que se le estaba complicando y demostrando, con esto, que no hay nada imposible.

Mitchel Ríos