Opinión

El valor de nuestros datos

Los datos personales, en la red, se han convertido en moneda de cambio, cualquier cosa que coloquemos sobre nosotros nos perseguirá el resto de nuestra vida virtual, así cerremos nuestros perfiles sociales quedará rondando en ese medio.
Hace unos meses, a finales del año pasado, hubo un grave problema con la seguridad de los procesadores, cerebros, de nuestros ordenadores; cuando salió a relucir este asunto, se contemplaba un rango de cinco años hacía atrás, viéndose implicados en este problema: ordenadores, móviles, consolas, en todo caso, aquel dispositivo que cuente con uno se vería perjudicado, con posteriores estudios se llegó a descubrir que este problema se podría dar en procesadores construidos durante los últimos diez años, en pocas palabras, una generación entera está expuesta a este problema, a causa de fallos en la arquitectura del procesador sujetos con los conocimientos necesarios pueden hacerse con el control de nuestro equipo y suplantarnos, eso nos podría acarrear graves problemas.
En la actualidad tener ordenadores en casa se ha vuelto la norma, además de poseer otros dispositivos, en consecuencia, cientos de miles se pueden ver afectados por esta vulnerabilidad. Los usuarios comunes, por lo general, se toman el tema de la seguridad como un juego, nadie les robaría sus datos, tienen interiorizado que los ladrones de información, únicamente se centran en las grandes corporaciones y añaden que no guardan nada valioso en sus equipos, está claro que tendrá el valor que le demos, aunque sea solamente para nosotros, por eso ¿acaso no son valiosos? Para ver mejor el tema es necesario ponerse en la situación de los afectados, estamos inhabilitados de acceder a nuestro equipo, roban nuestros archivos, ¿qué haríamos?
A veces he pensado que los programadores y desarrolladores de software podrían hacer sistemas infranqueables, sin embargo, eso repercutiría en otros mercados, el de los antivirus, en pocas palabras, en los programas de terceros, programas por los que pagamos para tener seguro a nuestro equipo. Los sistemas operativos se van perfeccionando, cada cierto tiempo liberan parches de seguridad, sostienen que con ello mejoran las funcionalidades y hacen más seguros nuestros equipos, todo por la voluntad de hacer más tranquila la navegación de los usuarios, lo mejor sería dudar de todas esas promesas que nos sueltan, tal vez no sea así.
Cuando recorremos la red es usual toparse con mensajes del tipo «su equipo ha sido infectado», si no sabemos de qué va el asunto es posible que caigamos en la trampa, debido a como es propuesto, tienen la apariencia de los avisos reales del sistema, pero si los vemos con tranquilidad podremos darnos cuenta que no son los auténticos, simplemente hay que fijarse en ciertos aspectos, aquí se aplica eso de que el demonio está en los detalles, a veces por ir apurados no nos fijamos en ellos, sin querer, nosotros somos los causantes de la infección de nuestro equipo. Otra treta para conseguir información personal es bloqueando el navegador, estamos en la red y de repente aparece un cartel, en él nos detalle una serie de leyes que hemos infringido, citan normas, siendo pormenorizados en su explicación, lo gracioso del asunto es la forma en la que está escrito el texto, cuando las leemos nos damos cuenta que es una traducción literal y que ha sido traducida chapuceramente, por eso, es importante ver; analizar todo lo mostrado en pantalla, si caemos en el nerviosismo, muy probablemente terminaremos infectando y dañando nuestro equipo. Por eso es importante no dar clic a todo lo que vemos en las webs, debemos evitar las publicidades con jugosos premios o donde sortean productos entre los inscritos.
Cuando se descubrió el problema de seguridad en los procesadores, las empresas de ordenadores comenzaron a liberar parches, de esa forma actualizando el firmware, prometen la solución al problema, también existe una herramienta de Intel que nos permite saber si nuestro equipo está en peligro, si el aviso nos indica que tenemos ese problema tendremos que buscar el parche, instalarlo y rogar por no seguir expuestos al robo de información. Debemos ser conscientes de la aparición constante de amenazas a los equipos informáticos, simplemente nos queda el estar atentos, aunque consideremos que los datos guardados en nuestro equipo no son valiosos, siempre habrá alguien que quiera apropiarse de ellos, quizá tengan más valor que el que consideramos o sean un botín apetecible para esos ladrones informáticos.

 

Mitchel Ríos