Creatividad

Diálogos en el ambiente

Eran las tres de la tarde, algunos terminaban de trabajar, el día resultaba agradable, las calles tenían poco tráfico, de vez en cuando hacía su aparición una moto, una bicicleta, un coche. Cena; no fisgonees, todo el mundo tiene problemas, no es novedad, calla, está interesante su charla, a veces preferiría verte con el móvil en las manos, ir de cotilla no te queda, la parejita está tranquila, no son pareja, es una cita a ciegas. Estaban bebiendo, por el aspecto, el tipo no se rasuraba hacía varios días, quería parecer interesante.
Esta es la carta de hoy, no te vayas, pediremos pronto, aún no me entero de nada, yo me haré cargo, ¿Cuál es su elección?, de primero, sírvenos: un revuelto de gambas con espárragos y risotto con pollo y champiñones. De segundo: Cocido y churrasco, no nos queda churrasco, disculpen, entonces una hamburguesa casera. ¿Para beber?, tráenos una botella de vino, si es tinto mejor, prefiero el blanco, a mí me va más el tinto.
Hoy no está demasiado lleno este lugar, es día de semana, ¿qué esperabas?, me sorprende, cuando paso por aquí suelo verlo abarrotado, pensé que no encontraríamos sitio. Ponernos al lado de la puerta fue una buena elección, dentro, cerca de la barra, las mesas están más juntas, se me hace incómodo. ¿Brindamos?, ¿cuál es el motivo?, estar juntos, estás en modo romántico, de vez en cuando no viene mal. De fondo se escuchaban gritos, por un lado: un risotto, un chuletón, unas gambas, una porción de chorizo, un plato de cocido, la gente en la cocina se apuraba para atender los pedidos.
Se puso en pie el chico de la cita a ciegas, salió, yo también saldría si me llaman, es imposible hablar aquí, lo haría para escapar de todo el barullo, cuidado, viene el camarero, aquí tienen su pedido, que les aproveche. Tiene buena pinta, ¿me parece o tiene demasiado liquido el risotto?, está caliente, ¿qué esperabas?, esa es la gracia.
No me enteré muy bien, ¿iba de conquistador?, por lo que he escuchado se conocieron por alguna de esas aplicaciones que sirven para encontrar pareja, sí, son famosas, en un reportaje hablaban de las facilidades que les representaba a aquellos que no querían perder tiempo, ir directo al asunto, poner las cosas claras, para esos sin ganas de irse por las ramas, sí, solo sirven para encontrar una relación esporádica, un rollo sin importancia, ¿un aquí te pillo aquí…?, no, no tan corto, no le veo la gracia, gastar pasta en algo así, hay de todo y para todos, seguro, sigo sin verle sentido. Se conocieron de esa forma, como te dije, no sé por medio de cual aplicación, todo el momento recalcaba que estaba dispuesto a hacer una locura, no se hacía problemas con eso. Baja un poco la voz, la chica te va a escuchar, de reojo he visto que volteó a verte, así se inició y está ha sido su primera salida, una primera salida, sí. ¿Recuerdas cómo fue nuestra primera vez?, parece que se va a ir sin pagar, salió a la calle y no ha vuelto, pensé que se había ido al baño, no, se fue con el móvil en la mano, no veo a nadie fuera, bueno, a eso uno se expone conociendo gente así, lo raro es que su chaqueta está ahí, no será de la chica, parece del mismo color de su vestido, azul, ¿cómo lo sabes?, lo vi de soslayo, quizás es una cazadora de esas baratas, le sale a cuenta, come gratis, puede regresar por la noche y reclamarla, eso de la llamada es un truco antiguo, no voltees, pero ahora está pagando la cuenta, yo no pagaría, esperaría a que regrese el patán, pagó; pidió un chupito, parece que es de licor de hierbas.
¿Puedo llevarme los platos?, sí, ahora les traigo los segundos, sírveme más vino. Tiene cara de circunstancias, giró la cabeza para verme, se ha dado cuenta que estamos hablando de ella, por eso, baja la voz, ahora nos traen los segundos, ¡menudo cocido!, no sé si pueda terminar, se han olvidado de mi hamburguesa, ya te la traerán, eres una meiga, la están trayendo, como no había lo otro, otra forma de comer ternera es así.
Me vas a matar, siento la demora, me llamaron del trabajo, ¿pagaste la cuenta?, lo siento, en serio, en media hora me voy a trabajar, deberías quedarte un poco más, lo mejor hubiera sido quedar diez minutos antes, yo no viajo hasta la noche, el vuelo sale sobre las nueve, podemos hacer algo durante ese lapso, no, no puedo, tengo que trabajar, me esperan en la oficina, haz una locura, hoy no asistas, es imposible, podemos quedar para otra fecha, miremos el lado bueno de las cosas, quizás es lo mejor para ti, no sé, siento que tengo algo especial, algo que engancha a las mujeres, aléjate mientras puedas, soy demasiado adictivo.
Este tipo está jamado, de repente es la primera cita y con eso quiere conquistarla. Desde aquí no se puede escuchar bien, por más que quiera, no logro enterarme de nada, cuando sostenía que se alejara, pensé que hacía referencia a una relación antigua, de la que era dependiente, qué va, está presentándole sus credenciales, menuda forma, sin embargo, son técnicas, cada quien se sabe su cuento, no seré quien diga que está mal, quizás alguna vez conociste a alguien así, en esta vida es importante conocer de todo, ya sabes cuándo un tipo es boca chancla, ¿qué necesidad tiene aparentar algo que no eres?, ponte en pie y pregúntale, estoy bien así. Termina, para pedir los postres, estoy lleno, no sé si podré comer algo más, tendrás que hacer espacio, además, no me voy hasta ver el desenlace de esa historia, no me parece tan interesante…
Este lugar es un hervidero, cientos de historias sucediéndose al mismo tiempo, no está lleno, solo habrá unas veinte personas, te das cuenta, la magia, lo llamativo de este espacio, sí, todos hablando al mismo tiempo, no se entiende. Menos hablar y más escuchar, yo diría, menos hablar y mejor terminar la copa, se está haciendo tarde, así suelen ser las buenas conversaciones.

Mitchel Ríos