Opinión

Acción transformadora

El hombre modifica su entorno, lo adecúa a sus necesidades, construye máquinas, realiza adelantos tecnológicos en aras de hacer más cómoda su vida. Nuestra historia ha pasado por muchas etapas, hemos pasado de realizar pinturas rupestres a realizar viajes al espacio, sin embargo, de todos los momentos que se han sucedido el más significativo fue la revolución industrial. Durante esta época se produjeron diversos avances técnicos, se transitó de la explotación de la tierra a la construcción de fábricas; se construyeron máquinas para sustituir al esfuerzo físico y se comenzaron a utilizar los combustibles fósiles. El uso de este tipo de combustibles generó la emisión de gases tóxicos y gases de efecto invernadero (GEI). Desde que se inició su uso el dióxido de carbono hasta el día de hoy se ha incrementado en más de un tercio en la atmósfera, modificando el ambiente y produciendo el calentamiento global. Los cambios climáticos son procesos paulatinos que se dan durante periodos de miles de años, pero, por causa de la mano del hombre se han acelerado, ahora el tiempo en el que se producen es más breve, quedando reducido a tan solo unas décadas. Estos cambios son preocupantes; se están dando en ciclos tan cortos que los organismos que habitan el medio no se pueden adaptar a la misma velocidad que se producen, por causa del efecto invernadero.
Los GEI: Vapor de agua, Dióxido de carbono, Metano, Óxido de nitrógeno, Ozono y Clorofluorocarbonos. Han oscilado entre altos y bajos niveles a través de la historia, estos son los causantes de retener el calor en la atmósfera, sin ellos, sería imposible habitar en la tierra, las temperaturas serían demasiado bajas como para poder vivir en ella (la sensación térmica en nuestro planeta sería unos 16 grados más fría). Además, producen el denominado efecto invernadero, descubierto en 1824 por Joseph Fourier; calculó que la Tierra sería más fría si no hubiera atmósfera y en 1895 el sueco Svante Arrhenius descubrió que los humanos podrían aumentar este efecto produciendo dióxido de carbono, por el uso continuo y la combustión de combustibles fósiles.
La emisión de gases de efecto invernadero, así como su absorción en el ambiente han sido estables a través de la historia, siguiendo un curso normal que hacía que el clima fuera sostenible; de este modo se produjo un medio climático consistente que hizo posible la aparición de vida en el planeta, no obstante, por causa del hombre este proceso de producción de gases contaminantes se ha ido acelerando; ha ocasionado cambios de forma más rápida de lo que se venía esperando. La mayor parte del calentamiento global se ha producido en las últimas décadas, años que coinciden con el aumento de la producción de gases nocivos en el ambiente.
Debemos concienciarnos con respecto al calentamiento global o cambio climático; nos afecta directamente, somos parte del problema, debemos hallar una solución, sino, las opciones de ayudar a salvar nuestro hábitat serán más escasas. Las previsiones a futuro no son halagüeñas, seguirá aumentando la temperatura, se seguirán derritiendo los glaciares, esto producirá el aumento del nivel del mar. Estos cambios implican que las condiciones climáticas llegarán a ser más extremas: incremento de la intensidad de las tormentas, sequías prolongadas y pérdida de recursos naturales. Podemos observar fotografías de lugares que son inhabitables; las temperaturas a las que llegan son tan elevadas que se pueden ver imágenes dantescas –el infierno en la tierra–. Lamentablemente nos espera ese destino si no hacemos caso a las sugerencias de los expertos en el tema. Es algo que nos incumbe a todos, nos afectará de modo directo y es necesario que tomemos medidas, no pensemos que este mundo empieza y acaba con nosotros, debemos sacarnos de la cabeza la idea egoísta de considerar que todo lo malo que sucede en el planeta no nos afecta, tenemos que dejar de lado ese individualismo y reflexionar en nuestro legado, el mundo que dejaremos a las generaciones futuras, no podemos quedar como los que pudiendo hacer algo dieron la espalda a todo. Somos los que habitamos este espacio y es nuestra obligación cuidarlo.

Mitchel Ríos